veintisiete

Es 27 de Agosto y otra vez me hice un año mas viejo. Es increíble lo rápido que pasa el tiempo y todo lo que puede cambiar la vida en un año. Doy gracias a Dios por que los 26 fueron un parteaguas en mi vida y porque los 27 son el comienzo de algo nuevo bien chido.

Aunque el numero 27 no deja de parecerme feo.

Sobre Blueprint, los frameworks de CSS y la vigencia de los estandares web.

En toda la blogodiseñosfera se ha publicado acerca de Blueprint un framework que pretende facilitar la tarea de diseñar layouts en CSS utilizando el principio Convención sobre configuración que se ha popularizado por frameworks de programación, especialmente Ruby on Rails en especial

Lo especial de la idea (ademas de explotarar un buzzword de moda) es que con solo aplicar ciertas clases a nuestro HTML y enlazando la hoja de estilos adecuada obtenemos complicados layouts sin siquiera sudar un poco. Para comprobarlo, vayan y vean el ejemplo provisto por el autor y aprovechando el viaje échenle un ojo al código fuente.

Vean esta línea tomada del código del ejemplo:

<div class="column span-8 prepend-1 first">

¿Soy el único que nota que eso es código presentacional? ¿Soy al único que le molesta?

Porque hasta donde recuerdo, los estandartístas—aun los más relajados como yo—si habîa algo que rechazábamos por completo era mezclar las capas de presentación, contenido y behaviour. Podíamos aceptar que el código no siempre validara, podíamos vivir con algunos ampersands no escapados e incluso llegamos a justificar el uso de tablas estirando el concepto de información tabular. ¿Pero meter presentación en mi código? ¡Wakala! Eso es antinatural, una cochinada, un pecado abominable que debía ser castigado con no menos que la excomulgación del gremio y la expulsación a las tinieblas de afuera, donde penan los blinks, los marquees y otras criaturas innombrables de épocas más oscuras del diseño web.

Porque si se trata de facilitarnos la existencia, y de no lidiar con el fastidio que puede ser aprender los intrincados y complejísimos recovecos de las hojas de estilo. Y si los estándares y la web semántica ya no nos importan entonces al diablo con todo, comamos y bebamos, descarguemos una copia de dreamweaver y maquetemos con tablas. ¿Quieren retículas? ¡Las tablas son retículas!

Mejor aún, exportemos los layouts directamente desde Photoshop, ¡Qué fácil! Rebanar y exportar. ¿Para que aprender clases crípticas si podemos hacerlo gráficamente?

Entonces parecerá que es el fin, pero apenas es el principio del fin.