iWiks : El epítome de lo que está mal con las startups en México

He andado tan ocupado que ni me enteré de la lamentable situación que se dió en días pasados con un sitio llamado iWiks, el cual al parecer hizo mucho ruido en los medios como “la primera red social Mexicana”.

Sin conocer a Juan Pablo, solo con ese video y algunas fotos de su facebook me siento seguro para inferir un par de cosas: es un chavo con lana (probablemente de una familia de empresarios) que sabe de negocios. Por los resultados obtenidos puedo inferir también, que sus conocimientos técnicos tienden a cero.

Muchas de las críticas hacia Juan Pablo han ido en función de que éste “levantó mucho hype en los medios”, pero eso lejos de ser algo denostable es un gran logro que lamentablemente quedó enterrado bajo un producto infinitamente mediocre.

¿Imaginas que Pablo hubiera fundado iWiks en una asociación igualitaria con un desarrollador hacker apasionado y un gran diseñador que entienda sobre experiencia de usuario y la diferencia entre minimalismo y no-sé-CSS?

Boom. Diez mil usuarios el primer día.

En realidad, creo que no había para Juan Pablo ninguna oportunidad de triunfar sin haber tenido un cofundador técnico que fuera un genio absoluto. No un empleado, no un freelancer, no el primo de una ex-novia; un genio cofundador.

Cada que tengo oportunidad digo esto: es una pena que hay tantos y tantos desarrolladores súper-talentosos en México que se están desperdiciando a si mismos desarrollando otro CRM u otro punto de venta a la medida en lugar de estar creando un producto disruptivo para la web.

Y esta situación epitomiza lo que es, en mi opinión, el principal problema con la escena de emprendimiento en México: A falta de hackers-emprendedores, gente de negocios sin conocimientos técnicos pero bien motivada es la que toma la iniciativa. Hasta ahora los resultados son desastrosos.

Dicho de otro modo: nuestro problema es que tenemos demasiados Winklevosses y ningún Zuckerberg.