Ideas tan ambiciosas que dan miedo, versión México.

Hace poco Paul Graham (fundador de Y Combinator y leyenda viva en Sillicon Valley) escribía en un ensayo titulado Frighteningly Ambitious Startup Ideas (traducción libre):

Una de las cosas mas sorprendentes que he notado al trabajar en Y Combinator es lo atemorizantes que son las ideas de emprendimiento más ambiciosas. […] Cualquiera de ellas podrían hacerte billonario. Eso suena como un prospecto atractivo, sin embargo cuando las describo, podrás notar como instintivamente huyes de ellas.

Se me ocurrió hacer una lista similar de ideas grandes y espeluznantes para emprender como la que hizo Paul, pero específicamente enfocada en México. Estas ideas a continuación representan huecos enormes en la oferta de emprendimientos que nadie ha logrado llenar. Son ideas demasiado grandes para ser realizadas en un fin de semana o en un hackaton, pero que están ahi esperando a alguien lo suficientemente valiente.

1. Crear un gran tienda en línea

Es 2012 y el comercio electrónico nomás no ha despegado en nuestro país. ¿Por qué no existe un retailer en línea gigante como Amazon? ¿Por qué las ofertas en línea de incluso las mas grandes tiendas departamentales resultan tan pobres y malogradas? Es obvio que hay muchos obstaculos en el camino, comenzando por la desconfianza de los usuarios, la patética infraestructura logística y un requerimiento exhorbitante de capital. Sin embargo, a veces parece que no hay ningún emprendedor que esté siquiera intentando resolver estos problemas. He venido diciendo desde hace tiempo que hay una generación completa de nativos digitales mexicanos que tienen o están por obtener su primera tarjeta de crédito pero nadie parece dispuesto a captarlos como clientes.

2. Un sistema de pagos en línea que no apeste.

Aunque esta idea está muy ligada con el punto anterior, la verdad es que merece ser analizada aparte. El problema es super simple: cobrar dinero en línea, en México, es súper complicado.

Esto frena no solamente el comercio electrónico, sino tambien el desarrollo de startups que ofrezcan software as a service o que deseen vender algun tipo de producto digital. Los bancos no son opción. Para dejarte aceptar tarjetas de crédito directamente en tu sitio te piden poco menos que el sacrificio de tu primogénito. Quedan las soluciones de pago como PayPal que ni siquiera ofrece sus mejores productos en México y DineroMail que tiene una horda de detractores que aparecen cada que se le menciona. Los procesos de aprobación son tediosos y burocráticos, son una lata para implementar en nuestro software y las comisiones pueden ser un tanto pesadas.

Lo que hace falta es algo como Stripe, una plataforma confiable, adaptada a las necesidades de nuestro país, pero simple y muy enfocada en los desarrolladores. Los desarrolladores son la clave aquí. El primer sistema de pago serio que implemente una API como la de Stripe se lleva a los desarrolladores y a los early adopters.

3. Revolucionar el entretenimiento.

Luego del alboroto de SOPA el mismo Paul Graham hizo un llamado a los emprendedores para matar a Hollywood antes de que tengan otra oportunidad de matar al internet. En esa misma línea, hay algo que le hace falta a México: matar a Televisa, TVAzteca y la AMPROFON, entidades que prácticamente tienen monopolizado el entretenimiento y la cultura en México.

Me horroriza pensar que en quince o veinte años la principal fuente de entretenimiento de la mayoría de los Mexicanos seguirán siendo los interminables remakes de Telenovelas de siempre. Algo tiene que reemplazarlo.

No tengo idea de como lucirá este remplazo. Puede que sea una nueva manera de crear o de distribuir contenidos. Quizá es una clase completamente nueva de contenido. O tal vez un nuevo soporte. Puede que se parezca un poco a Netflix y otro poco a Revision 3 o que no se parezca a nada que hayamos visto nunca. Lo que se que tiene que venir de una startup que cause una disrupción en el status quo tal, de otra manera nos esperan muchas más decadas de televisión para jodidos.

4. Reemplazar el sistema educativo.

Quiza la palabra correcta sea “complementar” más que “reemplazar”, pero los viejos lectores ya sabe que no soy precisamente fan del sistema educativo mexicano y sus programas anquilosados, anacrónicos y mediocres. Miren esta charla de Sir Ken Robinson y compárenlo con su propia experiencia. En México la educación no mata solo la creatividad, sino tambien la ambición, la competitivdad y el espiritu emprendedor.

Necesitamos más mexicanos inteligentes y preparados antes de que el BRIC nos deje atrás por completo. Pero la revolución educativa no va a venir del sector público porque la apatía y los sindicatos de maestros no lo van a permitir. La buena noticia es que el internet es el medio perfecto para causar una disrupción en la educación sin tener que pedirle permiso a nadie.

Khan Academy, Udemy, Codecademy, TreeHouse, e incluso iTunes University son buenos ejemplos de startups dispuestas a cambiar la manera en que el mundo adquiere conocimiento. Aquí nos hace falta algo asi, pero diferente.


Estas son solo algunas de las ideas que he tenido en la mente en los últimos años y que me encantaría ver que alguien las realizara en México. Ya estuvo bien de clones de Groupon, redes sociales mexicanas que no le importan a nadie y el hack de twitter de la semana. Vamos por las ideas grandes… ¿o qué opinan?

Sobre usar @font-face en lugar de gráficas para diseñar interfaces

No se si fué el primero que tuvo la idea, pero fue Drew Wilson y su Pictos Font los que me abrieron los ojos a la posibilidad de usar una fuente tipográfica especial en combinación con la propiedad @font-face de CSS3 en lugar de imágenes para representar íconos.

Ahora que la técnica se ha vuelto más y más popular me da gusto decir que fuí un early adopter y que la vengo usando desde hace más de un año en la plataforma de publicidad que escribí en Onswipe. Aunque en su momento fue una decisión arriesgada, el riesgo terminó valiendo mucho la pena.

¿Han escuchado de ese aparatillo que Apple está liberando por estos días? Boom. ¿Vieron la resolución de esa pantalla? Ahora mismo los diseñadores (bueno, los responsables) del mundo estan trabajando horas extra creando gráficos de doble resolución para que sus sitios no se vean del nabo en el nuevo iPad. Y los sys admins están sufriendo calculando cuánto más ancho de banda van a gastar sirviendo estás gráficas de alta resolución.

Pero no es mi caso, ni el de ningún diseñador que haya tenido la visión de utilizar @font-face en lugar de gráficas para sus íconos por que resulta que las fuentes son vectoriales y por lo tanto infinitamente escalables. Así que mientras ellos trabajan extra yo al fin tengo tiempo para escribir un post.

Esta técnica, obviamente, no es para todos. A los pixel control freaks o a los semantic nazis seguro les produce urticaria tan solo el pensamiento de usar fuentes en lugar de gráficas. Para el resto de diseñadores inteligentes les dejo unos enlaces útiles:

  • Pictos font server es una versión hospedada y sobre demanda del Pictos font.
  • Steedicons tiene una estética de hecho a mano
  • Iconic es un set open source de íconos. Muy bonitos.
  • Glyphish Otro oldie. Originalmente es para apps de iOS, pero se ven bien en web.

Este blogger no se rinde.

No es de sorprender que el término de moda desde hace un par de años sea curation y que plataformas como Pinterest y Tumblr que permiten publicar (por llamarlo de un modo) con un par de clicks sean cada vez más populares. La razón: crear contenido es dificil.

Y no. La dichosa curación de contenidos no tiene nada que ver con la creación de contenido. Crear contenido requiere, además de tiempo y dedicación, tener un ángulo,una voz,  una opinión o cuando menos algunas ideas en la cabeza que se mueren por salir.

Darle al botón de repost, por otro lado, es súper fácil.

Así que este blogger no se rinde. Tengo nuevo hosting porque el anterior era demasiado lento y me lo hackeaban unas dos veces a la semana. Estoy comprometido con mi causa y vamos a hacer todo lo posible por generar contenido, porque si nadie genera contenido, los pobres curadores tendrán que buscarse una actividad útil.