Sabes que tu cliente es un comité si…

…te piden un par de propuestas para ver si te contratan

Nunca, pero nunca caigas en el truco del trabajo especulativo. Jamás comiences a trabajar si no tienes un contrato por escrito y sin pedir un adelanto. Recuérdale a tu cliente revisar tu portafolio para que corrobore tus habilidades desde antes de contratarte.

Siempre haz tu mejor esfuerzo, actúa como un profesional y procura conservar una buena relación con tus clientes. Pero si tu cliente parece no decidirse por lo que quiere, no tengas empacho en despedirlo y quedarte con el adelanto.

Recuerda: tu trabajo siempre debe ser pagado.

…te dicen “ …sabré lo que quiero cuando lo vea ”

Como les expliqué antes, el comité seguramente no sabe lo que quiere y no tendrá ningún empacho en usarte a ti y a unos colegas para servirles de lluvia de ideas, para luego llevarselas a alguien que cobre más barato.

Ten mucho cuidado y nunca hagas nada sin tener bien clara y por escrito la descripción del proyecto. Antes de hacer nada, comenta lo que tienes en mente para resolver su proyecto para ver si están en el mismo canal.

Además, al cotizar no olvides aclarar cuantas propuestas y cuantas rondas de refinamiento incluye el precio. Menciona que todo trabajo no considerado en la cotización tiene un costo extra.

…cambia radicalmente sus decisiones. Otra vez.

Ya conoces la historia: el jueves amaba el verde, ayer odiaba el verde y quería rosa pálido. Hoy ama el verde otra vez. Si tu cliente no es un comité, es un individuo enfermizamente indeciso. A veces funciona explicar el razonamiento detrás de cada razonamiento de diseño y comunicarle a tu cliente como es que éste le beneficia más allá de consideraciones estéticas. Por ejemplo:

— Lo que pasa Don David, es que el contenido secundario por lo general va a la derecha, asi le damós mas importancia a sus productos, lo que se traduce en más ventas.

Si nada funciona, el secreto está en protegerte y establecer con anticipación a partir de cuantos cambios vas a cobrar extra.

Mixero ¿El cliente de Twitter más avanzado?

Es increíble que un concepto tan exageradamente simple como el de Twitter genere un ecosistema tan variado de aplicaciones. Como bien saben, soy fan de TweetDeck, que probablemente fue la primera de muchas aplicaciones avanzadas que rompieron con el paradigma simple de clientes como Twitterrific y apuntaron a los adictos sin remedio usuarios avanzados de Twitter.

ui01b Ahora me encuentro con Mixero, cliente de twitter, cuya razon de ser obedece a la necesidad de reducir el ruido informativo que parece predominar en estos días en Twitter. Para lograrlo, toma conceptos de otros clientes como TweetDeck y Seesmic y los eleva al cubo ofreciendo búsqueda, filtrado, completado automático, contextos, canales, grupos y otras monerías, envuelto todo en una interfaz que se ve bien pensada y muy fluida.

Lo que más me llama la atención, son sus features dirigidas a reducir el ruido, especialmente las listas activas y el filtro. Como habría deseado filtrar todo lo que tuviera que ver con Michael Jackson hace unos días. Hasta ahora la unica manera de escapar del ruido es desconectarte de twitter, tengo la esperanza de que Mixero cambie eso.

Ahorita la aplicación está en beta privada y estoy en espera de que mis ruegos les muevan el corazón y me den acceso a ella (please let me in Mixero!) pero mientras ustedes y yo podemos ver el video que colgaron en su sitio para ir abriendo boca.

Update: Ya lo estoy probando y está tan increíble como parecía

Cuidado con el Comité

Si eres diseñador freelance, en algún momento te toparás con la desafortunada sorpresa de que tus propuestas pasarán por las manos de un comité antes de ser aprobadas. Ten mucho cuidado, date cuenta del peligro y evita un desastre.

Probablemente el escenario ideal de un proyecto de diseño es aquel donde el diseñador es apreciado como el experto que es y que teniendo lineamientos claros y detallados sobre el trabajo a realizar recibe total libertad para hacer lo suyo. Siete anillos debajo, está el infierno de todo profesional del diseño: Tu propuesta tendrá que ser aprobado por un comité.

¿Qué es un comité? Es un grupo de personas, una especie de consejo o concilio designado para tomar decisiones, donde casi nunca hay una estructura jerarquica y donde cada miembro tiene el mismo peso. ¿Por qué es tan terrible tener que trabajar para uno? Aquí tres características problemáticas fundamentales:

1. En un comité nadie se hace responsable. No confíes en un miembro del comité que dice “yo me encargó”. No va a encargarse, no puede hacerse cargo, el peso de su voz es igual a 1/n donde _n_ es el numero de personas en el comité.

2. Un comité no sabe lo que quiere. Una persona inteligente siempre sabe lo que quiere, pero una vez que forma parte de un comité su voluntad es diluida entre las opiniones de todos los demás. Esto no es evidente al principio, porque al contactarte te darán una descripción aparentemente simple y detallada del alcance del proyecto. Pero con el tiempo te darás cuenta ( y quizá sea demasiado tarde ) que en realidad no lo tenían todo tan claro.

Si la retroalimentación de tu cliente parece no tener sentido y se contradice con cada iteración, no lo dudes: tu cliente es un comité.

3. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Y será tu culpa. El comité podrá ser acéfalo, pero aun así tiende a protegerse a si mismo por lo que siempre adjudicará los problemas a factores externos.

¡Oh oh! El factor externo eres tú.

No importa para cuantos clientes satisfechos hayas trabajado, ni cuantos proyectos de alto nivel hayas hecho, vamos no importa si eres el mísmismo Paul Rand, jamás tendrás la confianza total del comité. Además éste se esforzará por hacerte sentir el peso de su escrutinio y recordarte cuanto dinero/tiempo/esperanza hay en este proyecto y que, por supuesto, tu serás el culpable cuando todo se desmorone.

Bonus Track: Les dejo este video The Process que ilustra perfectamente el diseño por comité.

¿Has estado en esta situación? Los invito a compartir sus historias de horror en los comentarios.

Trato de diseñador


Este texto lo escribí hace más de 4 años y lo reposteo hoy, que me di cuenta cuan vigente sigue.


¿Que pasaría si a los demas profesionistas se les diera un trato parecido a los diseñadores?

Al Abogado.

Licenciado yo sé que usted me pude sacar de aquí, qué es un profesional y todo eso yo lo entiendo bien. Pero verá, ahoríta no estamos listos para efectuar esa clase de inversión. Usted sabe como está la situación y uno no puede andar dándose esa clase de lujos. Si tan solo me hiciera un descuentito… ¿no? … pues ni hablar.

Ahora por lo pronto — para salirle al paso — me va a defender mi sobrino Reynaldito que salió muy bueno para decir mentiras y repartir dinero entre los del ministerio público. Está chavo pero desde chiquillo se le nota el talento. Si viera lo bien que se lleva con las secretarias… es que se pone traje y corbata y hágalo de cuenta recién egresadito de la escuela de leyes.

Va a ver, luego que me prepare mi defensa le digo que se la mande por e-mail pa’ ver si me le puede hacer unas correccioncillas para que vaya aprendiendo ¿sale?

Al Contador

Mire, como usted sabe, ésta es una empresa muy importante en su ramo y por ello nos vemos obligados a seleccionar muy cuidadosamente a todos aquellos que trabajen con nosotros; por lo tanto usted estará compitiendo en un concurso directamente con otros de los despachos contables mas importantes de la ciudad para obtener el derecho, pues, de trabajar con nosotros.

El concurso consiste en esto: Le vamos a proveer toda la información necesaria para que usted y su equipo de trabajo realice nuestra declaración anual. Debe ser exacta, precisa y sin errores. Considereque su propuesta debe de estar de acuerdo a las últimas tendencias financieras y contables del mundo de los negocios y a la vanguardia en evasión fiscal. La propuesta seleccionada pasará a una segunda ronda donde podremos hablar de costos y presupuestos.

Esperamos que participe Licenciado Monroy, esta es una excelente oportunidad de llenar su cartera de clientes con empresas tan importantes como nosotros y la experiencia ganada no tiene desperdicio.

Al Arquitecto

Oiga ¿usted hace planos verdad? ¡Que padre! ¿Que Autocad usa? ¿En mac o pc? Fíjese que mi abuelo se dedicaba a lo mismo pero antes si era dificil porque lo hacía todo a mano ahora la computadora lo hace todo… ¿verdad?

Al Chef

¡Excelente!. ¡Este pato a la naranja está simplemente excelente!
Aunque si me permite me gustarían unos pequeños cambiecitos antes de comermelo, ya se qué usted es el que sabe pero… no le molesta… ¿o si?

Bien. Lo que pasa es que se me hace como que muy triste. Me gustaria cambiar las naranjas por cerezas porque el color rojo es mucho más alegre… ¿Si conoces las cerezas? Son unas frutitas chiquitas y rojas… si las conoces. Pues ponme unas por’fa.

Y otra cosita, a ver si me puedes dorar poquito más el pato y bañarlo con alguna salsa… acá en la taquería de lado preparan una salsa verde muy rica… ándele, ahí en los tacos de cabeza y buche. ¿Por cierto que le va a hacer falta picante no crees? Le pregunto porque usted es el que sabe… ¿eso cree?… mira, píquele unos jalapeños en escabeche ahí a un ladito y ya probamos como sabe.

Muchas gracias ¡eh!. Que amable es usted, aquí lo espero…

Ah espérese, espérese una cosita más que se me acaba de ocurrir: ¿Que le parece si a la guarnición esa de las papas me le espolvorea tambien tantita nuez y le pone unas hojitas de cilantro? … Bueno, como usted vea. Por que a fin de cuentas… ¿usted es el experto verdad?.

Ay disculpeme, pero lo que pasa es que quisiera venir a comer a este restaurant y recomendarlo a mis amigas y todo pero … pero para ello tengo que estar 100% satisfecha ¿Si me entiendes?.Porque déjeme le digo que mis amigas si son exigentes de verdad, así que mejor prepárese una canasta de kiwis, yo se lo que te digo.

Oigaaaaa señor chef… se me están ocurriendo otros cambiecitos… ¿le molesta si voy con usted a la cocina a explicarle? ¡Graaacias!

Al Cirujano

Voy a ser sincero con usted Doctor: no tengo dinero para esta operación. Asi que ¿Qué le parece si por ahora me deja el apéndice en su lugar y nomas me abre y me cose pa’ presumirle a mis amigos la cicatriz?

Fever, el lector de feeds de Shaun Inman

fever

Los que me conocen saben que no soy de tener heroes, pero si hay una persona en este planeta a quien de verdad admiro y considero un ejemplo a seguir (al menos, profesionalmente) ese es Shaun Inman.

Mira que no cualquiera se atreve a meterse en los terrenos donde Google domina con aplicaciones gratuitas a competir con aplicaciones de pago. Ya antes lo hizo con Mint, una aplicación auto-hospedada de estadísticas que ha tenido un exito considerable y que va por su segunda versión con todo y que Google Analytics es por mucho el lider de ese segmento.

Y con todo y que nadie va a discutir que el Google Reader es el mejor lector de feeds del mercado, ahora Shaun lanza Fever un lector web de feeds que cuesta 30 dólares y que tienes que hospedar tu mismo. ¿Una locura? Ya lo se, pero estoy que muero por comprarlo.

¿Porque Shaun se sale con la suya? ¿Que es lo que hace diferente a sus productos? Creo que fundamentalmente estamos ante aplicaciones de autor que bien pueden o no gustarte (o quiza te gusten, pero no creas que valga la plata) pero cuya uso se siente radicalmente distinto a una aplicación desarrollada por un comité.

Es un asunto de diseño emocional, donde cada sombra de gris, cada esquina redondeada, cada pixel fue decidido por Shaun solamente contra el estilo de Google donde cada decisión de diseño esta respaldada solamente por datos duros.

No digo que uno sea mejor que el otro. De hecho, creo que hay cabida para ambas cosas y me siento inspirado por gente que no tiene miedo a decir: Yo lo podría hacer mejor… y luego lo intenta.

Es hora de dejar de preocuparnos por IE6

No me queda ninguna duda de que si hay algo que todos los desarrolladores web tenemos en común es un profundo aborrecimiento por Internet Explorer 6. Considerando la audiencia de este blog, ni  hace falta que enliste todas las razones por las que odiamos este navegador de Microsoft que se niega a morir.

Pero el verdadero problema reside tanto en el software en sí, sino en las circunstancias que nos han obligado a los desarrolladores a seguir soportando esta anquilozada pieza de software desde hace 8 años. Desde que empecé a meterme en este mundo del desarrollo web y hasta hoy hay una maxima que se sigue repitiendo: los sitios deben de verse exactamente igual en todos los navegadores. Y punto.

¿Sigue teniendo validez esa idea? ¡No! La web ha avanzado muchísimo en estos 8 años y es ridiculo que tengamos que seguir soportando un software viejo y obsoleto. Ya nadie desarrolla para MS-DOS, ni siquiera para Windows 98, es más, ya ni siquiera salen programas nuevos para MacOS10.4 y no pasa nada.

La verdad, cuanto nos cuesta soportar IE6? Adaptar El sitio y los temas de Duperrific para que funcionaran en IE6 tomó como el 20% del tiempo total de desarrollo y eso que mi meta no era ni de lejos que se viera exactamente igual.

Me gusta la idea que propone Andy Clarke de proveer  una hoja universal de estilos para los visitantes a nuestros sitios que usen IE6, practicamente sin diseño ofreciendoles solamente el contenido. Quizá es un poco drástico, pero me gusta.

Pero para que una medida así funcione, hace falta que todos o una gran mayoría de los desarrolladores nos pongamos de acuerdo para hacerlo. Matemos a IE6 de una vez por todas. ¿Quien está conmigo?

Duperrific Manifesto – parte I

Como algunos ya saben, estoy a punto de lanzar una tienda de temas premium, cuyo nombre será Duperrific y en un ejercicio de desvergonzada auto-promoción, hoy les quiero platicar por qué mis temas serán distintos a lo que ya existe en el mercado y por qué quizá, querrías comprar uno.

La primera cosa que noté en los temas que se venden como premium en el mercado es al parecer su enfoque es muy estrecho. Pareciera que su único objetivo es verse muy bien y ser muy atractivo para el usuario final o lector del sitio y dejan de lado a los otros roles que intervienen en un sitio web: desarrolladores, diseñadores y editores o colaboradores, dándoles poca o ninguna importancia.

Con esto en mente me puse una serie de reglas o lineamientos que tenía que seguir a la hora de desarrollar mis temas, con la premisa de que no liberaría nada hasta que pudiera satisfacer todas ellas. Este es el Duperrific Manifesto:


  1. La usabilidad es primero, la apariencia viene después. Antes de comenzar hay que tener nuestras prioridades en su lugar.

  2. Ofrecer soluciones completas y en paquete. Mi cliente no tiene porque buscar entre miles de plugins para ver cual satisface sus necesidades, todo lo que necesita viene empaquetado en su descarga.

  3. Ofrecer un verdadero framework de desarrollo. Donde al igual que en todos los frameworks que se respetan: “Convención sobre configuración” es la frase clave.

  4. Escribir código extensible y reutilizable. ¿Por qué repetir código?

  5. Programar Orientado a Objetos. Tanto como WP, que es casi completamente funcional lo permita.

  6. Los temas deben ser absoloutamente flexibles. Los widgets, son una poderosa característica que WordPress trae de fábrica y que aún no se ha aprovechado cual debe ser.

  7. Configurar el sitio debe ser sencillo.  El diseñador no tiene por que editar una línea de código. WP nos permite añadir nuevos paneles de control a la administración del sitio, démosle buen uso.

  8. Crear contenido debe ser simple. Por lo tanto, las funcionalidades avanzadas de nuestros temas deben ser abstraídas. Los editores no tienen por que saber qué es un campo personalizado para meterle una foto a un artículo.


En los próximos post, les contaré de como cumplir estás reglas es mucho más complicado de lo que parece, y quizá les adelante como logramos algunas de ellas.

Los 4 Roles que intervienen en un sitio web

Siguiendo con lo de los premium themes, me pareció que la mejor manera de desarrollar un producto que diera justo en el clavo era estudiando a mi mercado meta, ver sus necesidades y buscar la manera más eficaz de resolverlas.

Estuve meditando mucho al respecto, estudiando las propuestas del mercado y comparándolas con necesidades reales que me he topado en estos 5 años que llevo desarrollando para la web y estas son mis conclusiones.

Continue reading