Tecnología, emprendimiento en México, cultura… ¿Y todo esto sirve de algo?

Los temas centrales de este humilde blog se han mantenido constante a lo largo de los diez años que lo he estado escribiendo. Diseño, programación, internet, cultura digital, freelancing y emprendimiento en México con alcance global. Todos esos son temas que me apasionan y que de alguna manera me han provisto de oportunidades inesperadas para cambiar y mejorar mi vida.

Mi única intención al escribir este blog o twittear ha sido la de influir e inspirar al compartir mi experiencia y conocimiento.

Aunque alguna vez cometí el error de hacerlo, no me gusta escribir de política. Y aunque a veces me siento con ganas de expresar mi punto de vista desde la teología (otra gran pasión) y mi fe, decidí que lo mejor es hacer eso en otro lado.

Sin embargo, en lo que respecta a este blog y a mi persona pública, no puedo mirar el panorama socio-político de mi país sin sentirme un clasemediero frívolo escribiendo encerrado dentro de su realidad web 2.0, alejada de la realidad real™ de México. Que si las startups, que si la experiencia de usuario, que si el iPad y los podcasts… y mientras, mi país arde.

No me malinterpreten, sigo estando plenamente convencido de que, económicamente hablando, lo mejor que le podría pasar a México es convertirse en un país donde la innovación tecnológica es la norma. Creo que un vibrante ecosistema de startups exitosas hoy significaría un futuro lleno de oportunidades para los mexicanos del mañana.

Pero esa clase de optimismo (o autoengaño) precisa de tiempo, y por estos días parece que el tiempo se nos acaba.

Algunas personas solo quieren ver el mundo arder

La principal razón por la que me refreno de comentar sobre asuntos políticos y sociales es porque pareciera que todos los mexicanos han abrazado un modelo mental prefabricado y de una manera tan apasionada que es imposible tener una conversación coherente.

En México hay una carencia total de empatía porque todo, todo es tratado como una dicotomía.

Si crees que lo mejor que puedes hacer hoy en día por tu país es salir a las calles y a protestar, ya sea pacíficamente o mediante actos de desobediencia civil, vas a ser considerado un revoltoso, irrespetuoso y anarquista. Si, por cualquier razón, decides no participar de estas demostraciones entonces eres un conformista de derecha que pasa sus días viendo todo lo que produce televisa.

No hay bemoles, no hay grises, no hay empatía. Estás con nosotros (quien quiera que seamos nosotros) o estás en nuestra contra.

Como me gustaría que se pudiera compartir opiniones, razonablemente y como gente civilizada. Y ¿por qué no? darnos el lujo de cambiar de opinión si las razones son correctas.

Uno puede soñar.

¿Es usted un artesano?

En algún momento de el año pasado se cumplió oficialmente mi primera década como –la verdad es que no se bien cómo definirlo, ¿web designer? ¿web developer…?– persona que se dedica a hacer web profesionalmente. Y por alguna razón me he puesto muy reflexivo e introspectivo respecto a la profesión, al medio, y a lo que significa hacer lo que hacemos diariamente.

Hoy me encontré con este artículo: Seven principles of rich web applications, escrito por Guillermo Rauch que en partes iguales me voló la cabeza y me confirmó algunas conclusiones a las que había llegado por mi cuenta y enseñaba en mis charlas.

El stack de aplicación y la cantidad de tecnologías involucradas en hacer un sitio (o aplicación) web hoy en día requiere de una cantidad de habilidades interdependientes que van creciendo cada día en complejidad. Antes era un tema controvertido el que si los diseñadores deberían ser capaces de implementar sus diseños en código, hoy me parece un tema tan absurdo como que si los carpinteros deberían saber cortar madera.

Al igual que un buen artesano conoce su producto de pe a pa, desde la selección de ingredientes hasta la manufactura, producción y distribución de los bienes que produce, el desarrollador web moderno posee las habilidades necesarias y puede crear productos completos si hace falta. Es un artesano.

Es mi opinión que esos diseñadores que solo saben pasarle los PSDs que hizo a alguien mas para que los rebane y los maquete, junto con otros especialistas, pronto no tendrán lugar en la industria. Repito, es mi opinión, pero mi intención no es convencer a los especialistas actuales que tienen buen trabajo y ganan bien. Bien por ustedes.

La razón por la que comparto esta opinión es para las siguientes generaciones que no están siendo preparadas para el mundo hiper-competitívo que es la escena tech de hoy en día. Lo siento, lo más probable es que su licenciatura en comunicación gráfica y su maestría en diseño de interacción no les vaya a servir de mucho.

Sean generalistas, sean artesanos.

iWiks : El epítome de lo que está mal con las startups en México

He andado tan ocupado que ni me enteré de la lamentable situación que se dió en días pasados con un sitio llamado iWiks, el cual al parecer hizo mucho ruido en los medios como “la primera red social Mexicana”.

Sin conocer a Juan Pablo, solo con ese video y algunas fotos de su facebook me siento seguro para inferir un par de cosas: es un chavo con lana (probablemente de una familia de empresarios) que sabe de negocios. Por los resultados obtenidos puedo inferir también, que sus conocimientos técnicos tienden a cero.

Muchas de las críticas hacia Juan Pablo han ido en función de que éste “levantó mucho hype en los medios”, pero eso lejos de ser algo denostable es un gran logro que lamentablemente quedó enterrado bajo un producto infinitamente mediocre.

¿Imaginas que Pablo hubiera fundado iWiks en una asociación igualitaria con un desarrollador hacker apasionado y un gran diseñador que entienda sobre experiencia de usuario y la diferencia entre minimalismo y no-sé-CSS?

Boom. Diez mil usuarios el primer día.

En realidad, creo que no había para Juan Pablo ninguna oportunidad de triunfar sin haber tenido un cofundador técnico que fuera un genio absoluto. No un empleado, no un freelancer, no el primo de una ex-novia; un genio cofundador.

Cada que tengo oportunidad digo esto: es una pena que hay tantos y tantos desarrolladores súper-talentosos en México que se están desperdiciando a si mismos desarrollando otro CRM u otro punto de venta a la medida en lugar de estar creando un producto disruptivo para la web.

Y esta situación epitomiza lo que es, en mi opinión, el principal problema con la escena de emprendimiento en México: A falta de hackers-emprendedores, gente de negocios sin conocimientos técnicos pero bien motivada es la que toma la iniciativa. Hasta ahora los resultados son desastrosos.

Dicho de otro modo: nuestro problema es que tenemos demasiados Winklevosses y ningún Zuckerberg.

¿Pues qué esperabas?

Alguien sale de entre la multitud, le escupe a Michael Arrington en la cara y luego desaparece. Michael se queda atónito y corre a llorar a su blog.

¿Pues qué esperabas Miguelito?

Y esto va para toda esa gente que cree (¿creemos?) que desde un blog, desde Twitter o desde un podcast se puede escribir absolutamente lo que quiera y que jamás van a haber consecuencias.

Yo ya dejaba de leer TechCrunch hace casi 3 años por la evidente falta de respeto que entonces mostraba a los diseñadores. Y ahora, que como dice Andrés Arrington acababa de ofender a la comunidad de desarrollo Europea ¿Le sorprende que le escupan en Alemania?.

Es como Bush preguntándose por que le lanzaron ese zapato.

No me vayan a malentender, yo no creo que la violencia sea la solución a nada, pero me parece una respuesta natural ante este sindrome de Paty Chapoy que tienen algunos bloggers.

¿Crees que desde tu trinchera, escudándote en que este es mi blog y esta es mi opinión puedes insultar y ofender llamarle mierda a todo, a cualquier persona, comunidad o incluso a un país completo sin que haya consecuencias? No. Eventualmente vas a hacer enojar a alguien que no tiene suficiente dominio propio.

¿Ustedes que piensan? ¿Creen que Mike A Ringtone es una victima?

Disclaimer: Quienes me leen desde hace tiempo, saben que hasta a mi me dieron ganas de hacerle tragar a alguien su iPod de manera poco ortodoxa. Pero en realidad yo no soy rencoroso.

Más audio podcasts por favor

No se necesita ser un super analista para darse cuenta de que a raíz del asunto Mobuzz se nos vino encima un boom de video podcasts y que cada día están saliendo más y más.

Incluso algunos podcasts de audio, hicieron la transición a video o están considerando hacerlo.

Tal es el caso de Nerdcore, un interesante podcast de cosas geek, que tras 17 episodios en mp3 decidieron pasarse a video.

Y a mi esta tendencia me preocupa mucho, porque mientras algunos considerarán que el video es la inevitable evolución del audio, yo tengo que diferir. En mi opinión un tradicional audio-podcast tiene dos grandes ventajas sobre un podcast de video que hacen un mundo de diferencia:

  • No requieren de toda tu atención, lo que te permite trabajar, caminar, hacer ejercicio e incluso conducir, lo que no puedes hacer viendo un video. (Por favor no traten de probar que estoy mal conduciendo mientras ven diggnation)
  • Pesan mucho, pero mucho menos. Si estas suscrito a 3 o 4 videopodcasts sabrás que son 2GB o más que descargar por semana y que se van comiendo tu disco duro poco a poco. En cambio puedes estar suscrito a 30 podcast de audio y ni darte cuenta.


    Creo que como todo en la vida, hay que establecer un buen balance entre valor y costo. Por ejemplo, a mi me encanta Nerdcore, de veras que me gusta, pero a veces me pregunto si el ver a Leo y Akira sentados en un sillón con sus laptops justifican los 500MB de transferencia y la hora de completa antención que debo brindarles.

    nerdcore

    Asi que por favor, consideren este post una petición abierta a todos los productores de podcast presentes y futuros ahí afuera: piensen dos veces antes de hacer un nuevo videopodcast y luego vuelvan a pensar si no basta con simple y sencillo archivo de audio.

    Agreguen valor, no costo.

    Gracias.

9 Consejos para que tu logotipo apeste menos

Diseñar logotipos es una de las cosas más dificiles a las que un diseñador se enfrenta. Pese a esto, la mayoría de los diseñadores —sobre todo los principiantes— siguen creyendo que es una cosa muy fácil y trivial. En el mundo hay muy pocos grandes diseñadores de logotipos pero habemos algunos que sabemos hacer un trabajo decente cuando hace falta. En México, según evidencia reciente es dificil encontrar diseñadores de logos que por lo menos no produzcan basura.

No puedo decirte como ser un gran diseñador de logotipos (si lo supiera, lo sería), para eso hace falta experiencia, preparación y quizá talento. Pero lo que puedo es darte unos cuantos consejos, para que al menos, tus diseños apesten un poco menos y quizá se aproximen a algo bueno.

1. No uses más de una tipografía.

Un diseñador habilidoso puede usar dos, pero tu no, tu limítate a una sola tipografía. Creeme, no hay nada que grite “aficionado sin talento” más que un logotipo con una cantidad excesiva de tipografías distintas.

Si no entiendes la diferencia entre tipografía y fuente entonces por favor abstente de diseñar.

De verdad, por favor.

2. Utiliza una buena tipografía.

¿Como saber cuando una tipografía es buena cuando no se tiene entrenamiento tipográfico? Te dejo una regla simple: no utilices niguna que venga preinstalada con windows, ni con CorelDraw, y por favor, ninguna que hayas bajado de DaFont. Si aun tienes dudas, utiliza Helvetica.

Si no sabes distinguir entre Helvetica y Arial aun estás a tiempo de estudiar mercadotecnia.

3. Cuida el Kerning.

En teoría debieron enseñarte en la universidad qué era el kerning, pero si tu universidad fue tan eficiente como la mía, quizá tengas que aprenderlo por tu cuenta y como siempre, la wikipedia es un buen comienzo. El proposito del Kerning es que los caracteres (letras) tengan una separación uniforme de acuerdo a su peso visual. Tener un correcto kerning en la composición de una página llena de texto puede ser un dolor de cabeza, pero para el texto de tu logotipo puede ser más simple. Mira tu texto con los ojos entrecerrados y usa tu sentido común para balancear el peso visual de tus caracteres.

Si no entiendes el concepto de “peso visual” ve con un médico, quizá tengas un problema de anorexia.

4. Usa formas simples para tu imagotipo.

Crear formas complicadas o ilustraciones que funcionen en un logotipo requiere de experiencia y maestría. Es muy probable que tu no la tengas aún, asi que te recomiendo usar formas simples. Cuadrados, círculos, estrellas, hojas, etcétera aun pueden usarse efectivamente con un poco de creatividad. Recuerda que “más es menos menos es más”

Si no sabes quien fué quien dijo “más es menos menos es más” no te preocupes, basta con que sepas quien decía “Aún hay más”.

5. No uses Clipart.

Es completamente injustificable. Si no puedes dibujar ni siquiera formas simples pide a alguien con habilidades de ilustración que te ayude y compartan el crédito. No hay mucho más que decir…

Excepto que si quieres usar un clipart y que nadie se de cuenta, entonces esconde tu diseño bajo tu cama donde nadie lo vea.

6. Diseña en blanco y negro.

Si tu logotipo no funciona en blanco y negro entonces no va a funcionar cuando le agregues catorce colores y degradados. Probablemente no tienes experiencia en producción o en tu escuela no te enseñaron como funcionan los metodos de impresión o quizá solo tienes pensado en diseñar para la web por lo que no entiendes el por qué de esta limitante. Así que solo te pido que confíes en mí y diseña en blanco y negro al menos por los próximos 2 años.

— Pero el logotipo de Movistar no funciona con un solo color y ve, es exitoso. Ni el de Sony Ericsson ni el de…

Si tienes millones de dolares para invertir en una campaña de publicidad y meter tu logotipo hasta en la sopa de tu público meta entonces no hagas caso de nada de lo que digo. Anda ve, gasta tu dinero.

7. No uses los efectos del Corel.

Si puedo adivinar solo de ver tu logotipo los pasos que tomaste para crearlo y qué programa utilizaste entonces puedo saber sin lugar a dudas que eres un aficionado sin talento.

Y no se trata solo de Corel Draw, tambien de Illustrator y —OMG!— Photoshop. ¿Crees que escribir una palabra en Adobe Illustrator y luego darle click a un estilo de apariencia te convierte en diseñador? Siento desilusionarte, pero no.

Ahora que, un buen diseñador sabe como cubrir sus huellas. Mira  a Veerle como todo el tiempo le preguntan como hizo tal o cual cosa, y resulta que la explicación casi siempre es un efecto del programa más creatividad.

Si la creación de tu diseño toma menos de dos pasos y más de un efecto de tu programa favorito deberías considerar una carrera como carnicero.

8. No seas pirata.

Esta es rapida: si eres un bastardo sin talento y crees que puedes piratearte el diseño de alguien más sin que nadie se de cuenta entonces mejor viaja en el tiempo a algun momento antes de que se inventara internet.

Si te das cuenta que definitvamente no tienes talento para diseñar, no te preocupes, aun puedes tener un blog de diseño del top 100. Repite conmigo: Control+C y luego Control+V.

9. Sé autocrítico.

A veces veo participaciones en algunos concursos de diseño que me hacen pensar: ¿Quien le dijo a este dude que podía diseñar? La capacidad de ser autocrítico está sumamante infravalorada. —Es que tienes que creer en tí mismo— dirán algunos. — Cree en que puede mejorar, pero date cuenta que ahorita apestas— es lo que yo digo.

Les recomiendo un ejercicio de autocrítica: Tomen el diseño que acaban de hacer y compárenlo con el trabajo de los mejores diseñadores del mundo, lado a lado, como si tuvieran que competir contra ellos en un concurso. ¿Que tan bien parado sale? ¿Muy mal? No importa, solo ve de regreso al restirador hasta que al menos no te avergüences de tu diseño.

No te pases de mano con la autocrítica, se trata de ser mejor diseñador no de que te deprimas y te vuelvas emo.

¿Mas ideas?

Estos son mis consejos para hacer presentable un logotipo inpresentable, pero en este caso, creo que los consejos que den ustedes en los comentarios harán que este post sea mucho más valioso. ¿Que piensan? ¿Me pasé de la raya?

Reblog this post [with Zemanta]

Los trabajadores de la educación

Debo confesar algo: los maestros me caen gordos.

Claro, existen las excepciones. Conozco algunos maestros muy buenos, muy inteligentes, empáticos y trabajadores. Pero éstos no hacen más que resaltar la ineptitud de aquellos otros maestros inútiles que han pasado por mi vida y no me han enseñado absolutamente nada.

Probablemente esa es la raíz del problema. Que mi paso por la educación formal no me ha dejado casi nada. Recuerdo un maestro en la secundaria que se esforzó por que entendiera la importancia de las matemáticas, un señor muy gracioso en el CBTis que me daba principios de programación y me enseñó a pensar en algoritmos, un par de grandes maestros de historia y un maestro de diseño empaque que me enseñó algunas cosas valiosas sobre el negocio del diseño pero nada sobre empaque.

Fuera de eso, en los dieciseis años que estuve en la escuela no puedo recordar que me hayan enseñado nada, al menos nada que me sirva hoy en día. Desde que aprendí a leer en mi casa hasta que le exlicaba a mi maestra de Lenguajes de Programación II lo que habá aprendido sobre OOP en internet, las cosas realmente valiosas que sé las he aprendido por mi cuenta.  Y, por otra parte, los malos recuerdos que tengo de los maestros son tantos que podría hacer un blog escribiendo solo de eso (de hecho, hasta me parece una buena idea).

Hace poco un amigo mio —hijo de una maestra, me decía que él era de la opinión que los trabajadores de la educación  deberían ganar bien. En el momento no le dije nada, pero después de pensarlo un poco se que no estoy de acuerdo. Creo que un trabajador, de cualquier área, debe ganar un sueldo de acuerdo a sus aptitudes. No veo nada de malo en que un buen albañil, por ejemplo, gane más dinero que un mal catedrático universitario. De hecho creo que eso sería lo más justo.

Aun cuando esto se aplica en muchos otros aspectos de la sociedad, hay profesiones que estan seriamente sobrevaloradas. Los diputados, por mencionar un ejemplo en el que casi todos estarán de acuerdo, son unos zánganos inútiles que ganan cantidades ingentes de dinero que casi nunca desquitan y mucho menos se merecen. Creo que los maestros estan igualmente sobrevalorados.

Necesito volver a aclarar que estoy generalizando a sabiendas de que existen excepciones. Pero basta con ver las noticias para ver que la gran mayoría de estos trabajadores de la educación no son más que un montón de ignorantes acarreados que por su afiliación a algún sindicato o porque conoce a alguien automáticamente debemos considerarlos ciudadanos de primera clase que se merecen andar por la vida gozando de privilegios especiales.

Muchas veces he sentido las ganas y la urgencia de enseñar y de compartir lo poquito que sé. Pero jamás me podría considerar un maestro, no bajo este mismo esquema y sistema de la educación en México porque, para terminar pronto, lo que tengo no lo recibí de ellos. Quién sabe, quizá en este mundo de la web 2.0 en algún momento podamos al fin olvidarnos del viejo esquema maestro-alumno. Ahora que toda la información está ahí afuera disponible para todos, ya cualquiera puede aprender y enseñar sin intermediarios, sin aulas, sin sindicatos y sin Elba Esther*

Quién sabe, quizá dentro de poco, los trabajadores de la educación estén obsoletos.

(*) Enlazo a la fuente en inglés sobre Elba Esther porque no confío en la veracidad de la hispana. Sorry, you are still in México.

Por favor enlaza la maldita fuente

Ustedes disculparan el rant, pero esta es una costumbre que tienen algunos blogs de verdad me molesta. Curiosamente es una costumbre muy de las redes de blogs y viene a ser como la razón #350 de por qué las odio. (Pero aun así sigo algunas)

Me encontré este artículo en applesfera acerca de una parodia de Calvin & Hobbes llamada Calvin & Jobs (la cual es buenísima, pero para cuando lean esto seguro ya habrán escrito de ello en toda la blogosfera y no tiene caso que yo abunde al respecto).

Naturalmente quise saber el origen de las tiras, sobre todo para saber si se iba a publicar más al respecto. Y en lugar de enlazar a aquella fuente, Applesfera enlaza a Zona Fandom (que resulta ser un blog de su misma red).

Zona Fandom, tampoco enlaza la fuente, sino que enlaza a un post en La Carcel de Papel que a su vez enlaza a otro post en Gizmodo que enlaza a una lista de enlaces de Dark Roasted Blend donde el autor publicó un enlace a una cuenta de flickr donde al parecer estaban publicadas originalmente las tiras.

¿Se dan cuenta? ¿Díganme por favor que le costaba a Applesfera seguir el rastro y enlazar a la fuente original? Quizá porque eso toma tiempo, o porque el pago es por post y quizá además porque es malo para el SEO mandar Google Juice fuera de tu pequeñito pedazo de la internet.

Y a lo mejor a algunos les parece que exagero, pero creo que si este tipo de sitios van a vivir del copy&paste al menos pueden esforzarse un poco en añadir algo de valor para sus lectores. Lo digo como lector.

Cuil

La primera vez que quise probar Cuil (ese nuevo buscador del que todos hablaban ayer) no pude porque su servidor estaba al tope. La segunda vez (a las 3am) lo volví a intentar, busqué mi nombre y salió esto:

armando sosa - Cuil
Uploaded with plasq’s Skitch!

¿Será que mi verdadera foto con apariencia de mexinaco le resultó ofensiva al spider de Cuil y prefirió poner a un ario bien parecido y deportista? Que miedo pensar en buscadores tan inteligentes que hasta tienen prejuicios.

Nadie en México debería comprar el iPhone 3G

Si tuviera más poder de convocatoria que una pizza de coliflor organizaría un boicot a Telcel, pero ya se que no tiene caso.

Pero de verdad, fan-boys y techies en la audiencia, piénsenlo bien: Correr a firmarle un contrato a Telcel donde te comprometes a darle carretadas de tu devaluado dinero mexicano por dos años a cambio de que un servicio de quinta no le va a hacer bien a nadie. En primer lugar le va a hacer mucho daño a tu economía (no he hecho encuestas, pero dudo que el nivel socioeconómico de mis lectores sea como de vecinos de Carlos Slim).

En segundo lugar le va a hacer mucho daño al futuro de la tecnología en nuestro país. Es obvio que los precios que va a tener el iPhone son super-hiper-mega-pasados-de-lanza ™ aun comparados con la clase de robo al que Telcel ya nos tiene acostumbrados. Sin embargo… ¿Que motivación va a tener el mexicano que es el hombre más rico del mundo para dar buenos precios si ya sabe que habemos montones de descerebrados dispuestos a ponernos nuestra camiseta de “Yo soy telcel y Steve Jobs tambien” y a trabajar horas extras para poder regalarle más dinero?