Producto Mínimamente Viable

Un producto minimamente viable (PMV) es una estrategia de desarrollo de productos mediante la cual podemos obtener el mayor conocimiento validado sobre nuestros clientes con el menor esfuerzo posible.

Este es un concepto central para la metodología de lean startups y sin embargo es un poco dificil de entender y aún más de explicar. Nótese que estoy haciendo mi mejor esfuerzo.

Pese a lo que el nombre parece sugerir, no se trata de hacer productos con estética minimalista, sino una estrategia para aprender de clientes potenciales invirtiendo la menor cantidad de esfuerzo posible. La complejidad del PMV se incrementará conforme iteremos y desarrollemos nuestro producto final. En un principio puede ser simplemente un boceto a mano que describa en forma general la aplicación y en iteraciones subsiguientes llegará a ser un prototipo completamente funcional.

¿Para qué sirve un PMV?

Recuerda que la raison d’être detrás del una lean startup es reducir el desperdicio, en este caso de código escrito.

La idea aceptada es que una aplicación debe tener en principio todas las características (features) absolutamente necesarias para ser atráctivas a una gama de clientes. Pero cuidado; tras el éxito del iPhone, por ejemplo, a nadie le sorprende que los clientes están dispuestos a pagar por un producto sin características que muchos considerarían absolutamente necesarias como copiar/pegar y multitasking.

Por eso, cuando nuestro proceso de desarrollo no es un solo ciclo largo sino una serie de PMVs e iteraciones, nuestra producto final tendrá la menor cantidad posible de características por las que un cliente está dispuesto a pagar.

¿Cómo desarrollar un PMV?

Cuando ya tienes bien definido tu problema y has comenzado a proponer soluciones toca investigar tres cosas:


  1. Si existen suficientes personas con el supuesto problema. (mercado potencial)

  2. Si la solución propuesta realmente resuelve sus necesidades (ajuste entre problema y solución).

  3. Si están dispuestos a pagar por nuestra solución (validación).

Supongamos que planeas desarrollar un CRM para taquerías. ¿Cual sería tu primer PMV?

Si eres un entusiasta programador, probablemente tu respuesta sea pasar un fin de semana encerrado programando un prototipo mas o menos usable. Lo cual es genial desde un punto de vista hacker, pero puede ser un desperdicio si resulta que no hay taquero que quiera pagar por tu aplicación.

Un primer PMV más eficiente sería algo así:


Ya se que dificilmente se le puede llamar producto a eso, pero es más que suficiente para ir a algunas taquerías y empezar a hacer la pregunta del millón: ¿Cuanto pagaría ústed por esto?

Y solo me tomó 10 minutos en Balsamiq Mockups.

Claro que existen maneras más avanzadas de hacer PMVs pero esas las discutiremos en la siguiente entrega.

Cómo hacer bootstrapping – explicado en 4 puntos

Comienza pequeño, quedate pequeño.

Swimming In The iPool
Creative Commons License photo credit: JD Hancock

Como dice Steve Blank, una startup no es una versión miniatura de una empresa mediana o grande asi que aguántate las ganas de aparentar ser una gran empresa desde el principio.

Mantén un perfil bajo y evita a toda costa los gastos innecesarios. No rentes una oficina, no compres mobiliario, no contrates empleados, no hagas tarjetas de presentación y, es más, ni siquiera te constituyas como empresa hasta que no hayas probado tus suposiciones y alcanzado el ajuste entre producto y mercado.

Continue reading

Bootstrapping

Alguna vez escuché que la palabra bootstrapping provenía de la historia de un vaquero explorador que tuvo el infortunio de caer en arenas movedizas.

Tal acontecimiento hubiera desanimado o volcado a la desesperación a la mayoría de nosotros, pero no a éste valeroso vaquero que logró salir del atolladero jalándose a si mismo por las correas de sus botas (boot straps, en inglés).

Continue reading