Discoverability vs. Usability

Navegando por ahí, me encontre con este interesante video en el cual dos personas en Mozilla discuten la posibilidad de diseñar un browser sin una interfaz de usuario evidente. Con todo lo interesante que suena esa idea, lo que realmente llamó mi atención fue un concepto que yo no conocía: “Discoverability” (a ver quien se anima a traducirlo).

Resulta que la discoverability se refiere a la habilidad del usuario de descubrir como funciona una interfaz gráfica y a menudo se confunde con la usabilidad, que tiene que ver –a grandes razgos– con que el usuario pueda usar (válgame la redundancia) una interfaz.

Existe un problema derivado de confundir estos dos conceptos: que termines atascando la interfaz con elementos que no pierden su sentido más allá de la fase de descubrimiento. Los chicos de mozilla dan un buen ejemplo: los botones de atrás y adelante en el navegador se cree que están ahí por un motivo de usabilidad, pero en realidad una vez que te vuelves un experto usando el navegador son un desperdicio de pantalla.

Tengo la firme intención de estudiar más a fondo este concepto, pues a mi parecer cambia mucho la percepción tradicional que tenemos acerca de la usabilidad. Espero poder escribir más cosas según las vaya aprendiendo.

Si quieren ver el video del que les hablo, se los pongo aquí abajo:

Más audio podcasts por favor

No se necesita ser un super analista para darse cuenta de que a raíz del asunto Mobuzz se nos vino encima un boom de video podcasts y que cada día están saliendo más y más.

Incluso algunos podcasts de audio, hicieron la transición a video o están considerando hacerlo.

Tal es el caso de Nerdcore, un interesante podcast de cosas geek, que tras 17 episodios en mp3 decidieron pasarse a video.

Y a mi esta tendencia me preocupa mucho, porque mientras algunos considerarán que el video es la inevitable evolución del audio, yo tengo que diferir. En mi opinión un tradicional audio-podcast tiene dos grandes ventajas sobre un podcast de video que hacen un mundo de diferencia:

  • No requieren de toda tu atención, lo que te permite trabajar, caminar, hacer ejercicio e incluso conducir, lo que no puedes hacer viendo un video. (Por favor no traten de probar que estoy mal conduciendo mientras ven diggnation)
  • Pesan mucho, pero mucho menos. Si estas suscrito a 3 o 4 videopodcasts sabrás que son 2GB o más que descargar por semana y que se van comiendo tu disco duro poco a poco. En cambio puedes estar suscrito a 30 podcast de audio y ni darte cuenta.


    Creo que como todo en la vida, hay que establecer un buen balance entre valor y costo. Por ejemplo, a mi me encanta Nerdcore, de veras que me gusta, pero a veces me pregunto si el ver a Leo y Akira sentados en un sillón con sus laptops justifican los 500MB de transferencia y la hora de completa antención que debo brindarles.

    nerdcore

    Asi que por favor, consideren este post una petición abierta a todos los productores de podcast presentes y futuros ahí afuera: piensen dos veces antes de hacer un nuevo videopodcast y luego vuelvan a pensar si no basta con simple y sencillo archivo de audio.

    Agreguen valor, no costo.

    Gracias.