in No body cares

Cuando los estándares nos alcancen

Con el anterior post me quedé reflexionando sobre mi posición actual acerca sobre los estándares web. Como los lectores más de antaño saben, siempre he sido un estandartista convencido (aunque no particularmente radical) pero ahora ya no estoy seguro de creer tan firmemente en lo que creía antes.

Vamos por partes. Primero que nada pensemos cual fue la razón principal para la popularización de los estándares web. Para mi la razón principal fue la llamada Guerra de los Browsers durante la cual los fabricantes de navegadores (Microsoft y Netscape, a saber) agregaban features a lo tonto con tal de ganar cuota de mercado. ¿El resultado? Sitios incompatibles y dolores de cabeza horribles migrañas para los desarrolladores de aquel entonces.

Bajo este panorama tenía sentido que surgiera una organización que intentara ponerle orden al caos y se crearan unos estándares a los que posteriormente una legión de diseñadores y desarrolladores (lidereados por Zeldman) se adheriera y crearan un movimiento pro-estándares que inició una revolución en la web. Al final los estandartistas ganamos (¡Tomen eso table-huggers!).

Sn embargo, con la llegada de la web 2.0 algunas cosas han cambiado radicalmente desde la famosa batalla de la toma de Wired. En mi opinión hay dos grandes cambios principales: La diversificación de la web y lo que podría ser la nueva Browser Wars : Attack of the iPhones.

Con diversificación de la web me refiero a que la manera en que usamos internet ha evolucionado. Cada vez es más marcada la diferencia entre lo que es un sitio y lo que es una aplicación web. Basta ver a lo que ha llegado Apple con su MobileMe para hacerla parecer un clon de sus aplicaciones de escritorio (gracias al sorprendente SproutCore) pero… ¿Alguien ha visto el código fuente de esa cosa? En serio, si Tim Berners Lee no estuviera vivo, seguro que se retorcía en su tumba.

Además ya no solo accedemos a la web desde nuestro browser, sino que tenemos Rich Internet Applications en nuestro desktop (gracias a AIR o Silverlight), browsers dedicados y una gran variedad de dispositivos moviles con acceso a internet. Estoy seguro que la w3c no contaba con esto cuando pensó en los estándares. Nadie lo esperabamos en realidad.

Y hablando de dispositivos móviles, me parece que no soy el unico que cree que ahí está por librarse la próxima guerra de navegadores. Es curioso, porque los estándares ya contemplaban una web agnóstica a los dispositivos que igual funcionaría en tu pc como en el primitivo navegador wap de esos carísimos teléfonos celulares. Ese fue uno de los argumentos de venta del movimiento de los estándares, pero eso fue hace mucho, antes de que se nos presentara un dispositivo movil de internet con un navegador que puede hacer lo mismo que un navegador de escritorio y un poquito más.

Y es ese poquito más es el que me causa conflicto. La demo que les mostré ayer ciertamente es revolucionaria pero la API para gestures que le puso Apple a su mobile Safari no está en el estándar ECMA de javascript. Y la propiedad que utilizan para rotar las fotos -webkit-transform no es parte de ningun estándar de CSS aprobado. ¿Que debe un convencido de los estándares hacer en estos casos? ¿Hago como que no veo y sigo haciendo lo mismo que los ultimos 3 años o me arriesgo a ser un poco menos estándar?

A veces me parece que en algun momento la w3c se volvió lenta, quizá por estar esperando a que Microsoft agarrara el paso o porque se volvió grande y brocratizada. El caso es que me parece que apegarse a los estándares en estos momentos puede frenar la evolución de la web. ¿Se imaginan que hubiera pasado con la web 2.0 si los desarrolladores de GMail se hubieran esperado a que el objeto XMLHTTPRequest fuera parte de algun estándar?

Por otro lado, entiendo las terribles implicaciones que puede traer volver a ignorar a los estándares. Cada que me frustro porque los idiotas de mi banco no me dejan usar su aplicación desde mi mac vuelvo a recordar la importancia de que alguien ponga orden en el caos.

Al final de esta kilométrica diatriba la disyuntiva persiste: ¿Hasta que punto debo permitirme ser flexible con respecto a los estándares? Y si ya leíste hasta aquí, déjame tu opinión que nada te cuesta.

Write a Comment

Comment

  1. Trabajando como diseñador de UI en una empresa de desarrollo de software tengo cada vez más claro eso que dices, que un website es una cosa, y una web app es otra cosa distinta. En el desarrollo de las apps también hay que seguir estándares, pero hay que estar dispuesto a romperlos a tu favor si esto te hace ganar en eficiencia, en uniformidad crossbrowser o, sobre todo, en innovación.

    Saludos.

  2. Muy buen post.Yo me lei el libro de estandares hace mucho y lo traia como bandera (incluso la accesibilidad) pero es muchisimo trabajo. Aun sigo con gran interes con los estandares, pero lo que dices es muy cierto, frenaria la innovacion :/ , el gran dilema, el gran dilema…

  3. También he pensando en ello. Ciertamente los estándares son útiles cuando te quitan problemas y tus usuarios son felices, cuando los usuarios siguen igualmente felices y los estándares complican más de lo que ayudan el valor que tenía en un principio empiezan a decaer. Será interesante ver en qué termina todo esto.

    Saludos!

  4. Realmente creo que los estandares son utiles como guia, pero estoy convencido que no son la piedra angular del desarrollo de la web. Nos dicen como deberiamos hacer las cosas pero no, nos limitan. Muchos de los cambios importantes que ocurren por lo general no son estanderes y despues son adoptados como tales.

  5. Chales, todavía de que pones un chorote de no se cuantas palabras en el último párrafo casi casi nos obligas a opinar, pero esta bien, por que es un tema bastante interesante…

    ¿De que estándares hablas? de los que acata Firefox, de los de IE de los de Safari? si ninguno de ellos cumple totalmente algún estándar, si cada uno tiene funciones propias en las hojas de estilo, si JavaScript siempre tiene que ser depurado para cada uno. ¿Estándares? No los hay, y dudo mucho que lleguen a estar totalmente implementados algún día.

    No obstante no creo que haya demasiado problema para las empresas que necesitan algo muy especifico, para los diseñadores desarrolladores que realmente necesitan que algo (sea sitio, desarrollo, diseño) sea totalmente compatible con la visión o el desarrollo que tengan en mente, no les va quedar de otra que adaptarse a los diferentes estándares que marque el navegador de moda, total esas grandes empresas o esos grandes desarrolladores o diseñadores tendrán los recursos para hacerlo.

    Mientras para los diseñadores amateurs o domingueros como es mi caso, el ser medio estándar basta, el que mis sitios se vean muy parecidos en los diferentes navegadores me basta.

    Pero pues ese es solo el punto de vista de un diseñador dominguero :D

  6. Tocayo, excelente post y muy franca tu reflexión.

    Si, yo igual creo que esta “web 2.iphone” tendrá fuertes implicaciones en qué contenido y servicios van a haber en la red. Justo ahora estaba viendo que Cinépolis tiene lista “su plataforma para iPhone”. Si este aparato promueve el uso de dispositivos móviles, cosas como el MobilMe estarán por todas partes. Me parece que será muy interesante la integración de servicios de información ubicua y las posibilidades de interacción en dispositivos móviles “más allá del botón” que probablemente vendrán en la siguiente década.

    En cuanto a los estándares y el presente, la historia se repite y se repetirá. Definitivamente tiene que haber un organismo que marque e indique cuáles son los estándares pero como comentas, quien quiera innovar tendrá que hacer sus propuestas y arriesgar. De ahí comienza el ciclo de difusión-aceptación que concluiría en una estandarización-norma.

    En cuanto a permitirte usar estándares o no, pues supongo que depende del contexto… ¿qué vas a hacer? ¿qué hay ahorita disponible? ¿se ocupa algo nuevo? ¿hay algo que está cañón y parece que no hay solución? Estoy seguro que tomas muchas decisiones cuando trabajas; quizá al final no se trata sobre adecuarse a los estándares, sino el hacer que las cosas funcionen bien teniendo en cuenta que cumples ciertos criterios de calidad, en este caso, tu adecuación a los estándares.

    Saludos!!!

  7. Buenas.

    Ante todo, buenas reflexiones (y buen blog, por cierto… Estoy descubriendo grandes blogs últimamente).

    Al grano:
    ¿Qué es un estándar? Una guía. ¿Se bede seguir esa guía? Bueno, hay un organismo (en este caso) que te recomienda seguirla. ¿De verdad sirve seguirla? Sinceramente, y desde mi humilde opinión, SI, son muchos los beneficios, y supongo que los sabéis de sobra, y, la verdad: ¿Cuesta tando ceñirse a los estándares? NO, ni pizca, con ser ordenado, semántico, y tener un poco de ojo los puedes seguir perfectamente.

    Ahora viene otra pregunta, la innovación. ¿Qué sucede con la innovación? Si me ciño siempre a la estandarización, probablemente no podré “inventar” nada nuevo, o “reinventar” (en web suele suceder eso más bien). Entonces ya entramos en otro camino, pero creo que se puede seguir la estandarización, y separarse de ella en determinados momentos, en los que realmente crees que te es necesario para conseguir algo concreto.

    Como dice Tzek, ahí es dónde tienes que arriesgarte… ¡Quien sabe! Igual en unos años has creado un estándar! :-)

    Respecto a que la W3C es lenta… Cierto, ahí no tengo defensa posible. La web avanza rapidísimo, y ellos se están quedando un poco atrás. Es un poco triste reconocerlo, porque soy bastante “estandarista”, pero… Si, se quedan un poco atrás. En resumen: Habrá que esperar un poco a ver qué sucede.

  8. @todos: tienen razón son más como guías que leyes. Pero recuerdan como era el movimiento de estandares hace, digamos, dos años? Nomás hay qeu recordar la manera en que el mísimisimo Zeldman despotricó contra lo que implicaba la web 2.0

    Es que no puedo dibujar pantallas que usen Ajax. Snif, snif!

    Es bueno ver que las cosas se han suavizado desde entonces. O que a fin de cuentas solo me lee gente inteligente.

  9. ¡Es un buen dilema!

    ¿Hasta dónde seguir los estándares?

    Cuando se desató la guerra de los estándares, la principal queja radicaba en la diferente forma que tenían los navegadores de representar una página. Creo que lo realmente importante es que el usuario sea capaz de acceder a la información o funcionalidad ofrecida, aún si algo estético se sacrifica en el camino.

    Si un usuario no puede acceder a toda la funcionalidad, que acceda con funcionalidades o estética limitadas, con tal de no perder la esencia del servicio ofrecido.

    Soy consciente que esto implica un doble trabajo: para el agente de usuario que siga los estándares y el que no. Pero no soy partidario de esmerarse demasiado en ambos casos. Creo que el esmero debe ser proporcional a la cuota ofrecida por cada alternativa. Tal vez Safari no siga el estándar javascript, pero si el visitante sera un 97% usuario de Safari por IPhone, ese será el consentido.

    Los estándares son importantes, y no deben de olvidarse nunca del todo. Gracias a su defensa es por lo que las cosas son hoy lo que son. Y se corre el peligro de volver al caos de no defenderse.

    La cantidad de información volcada en las páginas web es tan brutal, y tan peregrina nuestra forma de construirlas, usándolas para cosas para las que no fueron diseñadas, que resulta irrealmente idealista creer que la semántica de las etiquetas HTML se usarán en todo su potencial alguna vez. Por el contrario, cuando la creación de la estructura se automatiza (como en el caso del RSS) la cosa cambia. Salvando las versiones existentes, no resulta ningún problema entender un documento RSS, que es pura semántica. Prácticamente todos están bien construidos. Él y sus hermanos actuales y por nacer son la real web semántica. Se usan para lo que fueron diseñados y no otra cosa.

    Voto por que la solución radica en la creación de una nueva especificación que contemple lo que entendemos por aplicación web (tomando en cuenta las limitaciones físicas de los posibles usuarios, etc.). y en la automatización al estilo de las RSS, de la creación de los documentos mencionados. Es tan basta la cantidad de información en HTML que existe. Mucha de la cual ya no es mantenida, que atarnos a tal cosa de cara al futuro es ya una limitación.

    No estoy a favor del Flash. Estoy a favor de algo que haga lo que queremos hacer, para no construir más chapuzas.

Webmentions

  • Reflexión sobre estándares por Sosa | Tzek Blog de Diseño July 30, 2008

    [...] el post que recién escribió Armando Sosa se llama “Cuando los estándares nos alcancen“, en sí puede tomarse como una reflexión, aunque personal, sobre la interacción, servicios [...]