in diseño

Cuidado con el Comité

Si eres diseñador freelance, en algún momento te toparás con la desafortunada sorpresa de que tus propuestas pasarán por las manos de un comité antes de ser aprobadas. Ten mucho cuidado, date cuenta del peligro y evita un desastre.

Probablemente el escenario ideal de un proyecto de diseño es aquel donde el diseñador es apreciado como el experto que es y que teniendo lineamientos claros y detallados sobre el trabajo a realizar recibe total libertad para hacer lo suyo. Siete anillos debajo, está el infierno de todo profesional del diseño: Tu propuesta tendrá que ser aprobado por un comité.

¿Qué es un comité? Es un grupo de personas, una especie de consejo o concilio designado para tomar decisiones, donde casi nunca hay una estructura jerarquica y donde cada miembro tiene el mismo peso. ¿Por qué es tan terrible tener que trabajar para uno? Aquí tres características problemáticas fundamentales:

1. En un comité nadie se hace responsable. No confíes en un miembro del comité que dice “yo me encargó”. No va a encargarse, no puede hacerse cargo, el peso de su voz es igual a 1/n donde _n_ es el numero de personas en el comité.

2. Un comité no sabe lo que quiere. Una persona inteligente siempre sabe lo que quiere, pero una vez que forma parte de un comité su voluntad es diluida entre las opiniones de todos los demás. Esto no es evidente al principio, porque al contactarte te darán una descripción aparentemente simple y detallada del alcance del proyecto. Pero con el tiempo te darás cuenta ( y quizá sea demasiado tarde ) que en realidad no lo tenían todo tan claro.

Si la retroalimentación de tu cliente parece no tener sentido y se contradice con cada iteración, no lo dudes: tu cliente es un comité.

3. Si algo puede salir mal, saldrá mal. Y será tu culpa. El comité podrá ser acéfalo, pero aun así tiende a protegerse a si mismo por lo que siempre adjudicará los problemas a factores externos.

¡Oh oh! El factor externo eres tú.

No importa para cuantos clientes satisfechos hayas trabajado, ni cuantos proyectos de alto nivel hayas hecho, vamos no importa si eres el mísmismo Paul Rand, jamás tendrás la confianza total del comité. Además éste se esforzará por hacerte sentir el peso de su escrutinio y recordarte cuanto dinero/tiempo/esperanza hay en este proyecto y que, por supuesto, tu serás el culpable cuando todo se desmorone.

Bonus Track: Les dejo este video The Process que ilustra perfectamente el diseño por comité.

¿Has estado en esta situación? Los invito a compartir sus historias de horror en los comentarios.

Leave a Reply for slider_037 Cancel Reply

Write a Comment

Comment

  1. Dios mio, pense que solo yo sufria eso xD

    Y hay juntas cada semana para resolver lo de la junta pasada, que se trato de la junta pasada, que se trato d e l a j u n t . . . . . . .

    Por los siglos de los siglos.

  2. jajaja, y por cierto nuncaaa de los nuncaaas hagas lo que te dice algun miembro del comite a solas o por telefono, al dia siguiente se retractara cuando otro miembro del comite diga que eso esta fuera de la estrategia, y al final solo sera tiempo perdido.

    Lo divertido es cuando casi al final del proyecto terminan retomando esa idea deshechada desde la primer junta :P jojo, el 99 porciento de las veces cuando se trabaja asi pasa, asi que doble cuidado :P