in plataforma

En la pasada entrega revisamos las ventajas de los productos sobre los servicios y de los productos digitales sobre los productos físicos. Pero por si alguno se haya quedado con la duda: ”¿Y qué rayos viene siendo un producto digital?” a continuación unos ejemplos de productos digitales divididos en tres categorías.

Productos de Información

La premisa de los productos de información es que el conocimiento es valioso y hay mucha gente dispuesta a pagar por contenido de calidad presentado de una manera conveniente. Entre éstos podemos incluir a los libros electrónicos, reportes, videos, presentaciones, tutoriales y sitios con contenido de pago.

Probablemente por su baja barrera de entrada, los productos de información son el tema preferido de la gente que quiere enseñar a los demás a volverse millonarios sin esfuerzo, lo cual puede darle una aura de timo, sin embargo existen esfuerzos legítimos.

Un gran ejemplo es PeepCode, donde Geoffrey Grosenbach vende videotutoriales de alta calidad para programadores.

Productos de Software

En esta categoría pondremos a las aplicaciones de todo tipo. Ya sean soluciones para grandes empresas, programas para windows o juegos para iPhone, todos son productos de software.

Gracias a la fiebre de las AppStores que Apple inició, esta categoría está que arde en los últimos años. Si eres programador y tienes una idea ganadora puedes ganar bastante dinero haciendo aplicaciones sin preocuparte por los canales de distribución y la cobranza.

Respecto a esto, seguro que la historia de AngryBirds y como un adictivo juego para iPhone ha vuelto millonarios a sus desarrolladores te va a inspirar un poco.

Las aplicaciones no son, sin embargo, el fin de los productos de software. Vender plugins y temas para WordPress, por ejemplo, ha resultado ser un gran negocio en los últimos años. WooThemes, por poner un ejemplo, tiene ingresos por dos millones de dolares y es una pequeña compañía de Sudáfrica.

Con todos sus pros, los productos de software tienen una gran desventaja: el ingreso no es recurrente. Lo que significa que cada compra te genera dinero una sola vez, y un cliente al que probablemente tendrás que ofrecer soporte de por vida.

Software Como Servicio

El Software como servicio o Saas (por sus siglas en inglés) se trata de tambien de ofrecer aplicaciones, pero no mediante el modelo tradicional de vender copias y licencias, sino mediante subscripción.

Estas aplicaciones, obviamente, son aplicaciones web que viven en la nube y son consumidas mediante el navegador principalmente o por algún tipo de API. A diferencia de las aplicaciones descargables, estas son actualizadas constantemente sin necesidad de que el usuario intervenga directamente lo que reduce la complejidad y la frustración.

Quizá la empresa de Saas más reconocida es SalesForce,—que provee de herramientas administrativas a grandes empresas—pero no hay que ignorar a compañías mas pequeñas que son exitosas en este sector como 37Signals o FreshBooks.

El gran atractivo que tiene el modelo de Saas para el emprendedor es precisamente la oprtunidad de tener ingresos recurrentes tras la adquisición de un cliente. La desventaja, por otro lado, es que aun existe desconfianza por parte de algunos sectores sobre la seguridad y privacidad del cómputo en la nube.

Write a Comment

Comment